Ha muerto de una Subvención

Ayer estuvimos Sergio, Miguel y yo en un evento organizado por Suscipe. En una de las partes habló José Cerdán sobre sus experiencias como emprendedor compulsivo en aventuras como PC City, Peoplecall, Bravo Airlines y otras de heterogéneo cometido.
Lo mejor de lo comentando por José fue el tono claro, clarito con el que nos contó su experiencia. Es horrible cuando el convencionalismo o lo político o la autocomplacencia pesa sobre el contenido. No fue el caso.
Llegado un momento se habló sobre las subvenciones, y se expuso que muchas de ellas – y así ha sido hasta ahora – las reciben las grandes. Joder, si decimos que es en las PYMES en dónde está el tejido emprendedor ¿por qué darles las ayudas a las grandes?
En todo caso pidamos cuentas a estas grandes: “¿Cuál es la diferencia en el mercado español/comunitario entre haberles dado a ustedes estos 20 millones de euros o no?”… “No me diga que en realidad lo que han hecho es ahorrarse unos sueldos que iban a pagar de todas formas. ¡No me diga eso, hombre!”
En el caso de una PYME, que políticamente tienen el ojo de Mordor encima, presentarse a estos temas es por lo menos trabajoso y muchas veces descorazonador. Son horas de dedicación para presentar documentación de la empresa y del proyecto. Además cada vez que te presentas a algo el formato cambia y lo pedido también con lo cual no se reutiliza el trabajo anterior. Y ahí no queda todo, luego tienes que presentar los resultados como se le ha ocurrido a no-sé-quién en un nuevo formato, una o varias veces al año.
A una PYME le puede salir caro el esfuerzo. En lugar de estar trabajando en tu proyecto o tu idea estás justificando cosas y cuando llega la subvención – que tardan en llegar – a lo mejor ya no sabes ni para qué la quieres, ni si existes.
Propuestas:
1.- Un formato para los datos financieros y de empleados de la empresa.
2.- Un formato para la memoria de los proyectos.
3.- Un formato para los resultados.
4.- Base de datos común (opcional) para consulta de proyectos por parte de inversores.
Póngamos más fácil a los pequeños su acceso a esta ayudas. Por puro egoísmo.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en El Software Libre en la Administración, Mercado y Oportunidades de Negocio, ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.