El coche de rallies

Estos últimos días hemos tenido algunas dificultades con un proyecto en el que está resultando difícil explicar que algunas herramientas libres (en particular las de Apache) más que una aplicativo completo, son un kit de hágaselo usted mismo.
Al cliente, en general, le parece fenomenal ahorrarse el pastizal que le cobrarían por un Websphere o un Weblogic (a fin de cuentas basados en Apache) y montarlo todo con software gratuito que funciona igual de bien.
El problema viene después, cuando se da cuenta de que en vez de un coche de serie, lo que tiene es un coche rallies tuneado por todas partes, que corre como un rayo y se agarra a la carretera como si llevase pegamento en los neumáticos, pero que requiere de unos cuantos mecánicos expertos para mantenerlo a punto.
Existe la solución de comprarse el coche de serie, me refiero principalmente a los ERPs que se venden como lo mejor, a precio de Rolls-Royce o de Mercedes-Benz (en coste de compra y coste de mantenimiento). Pero ¿Es eso lo que queremos para nuestra empresa? ¿Un rendimiento “de serie”? a precio de berlina de lujo.
El Software Libre ofrece una oportunidad de marcar una diferencia en la infraestructura tecnológica. Una diferencia en coste, en funcionalidad y en control sobre la plataforma. Se trata de una decisión estratégica, y, como todas las decisiones estratégicas, supone renunciar a unas cosas para obtener otras mejores.
El problema es que, parafraseando a Fuckoswki, a muchos clientes les han vendido Porches que acabaron siendo una bicicleta. Y proyectos (propietarios) que iban a ser el coche de rallies y acabaron siendo una máquina de refrescos defectuosa que requiere una decena de programadores dándole patadas constantemente para que funcione. Pero todo esto es parte de la era del software privativo, que, afortunadamente, ya es prácticamente cosa del pasado.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Tecnologías Libres. Guarda el enlace permanente.