La Ley no es como el Libro Santo

En toda esta polémica sobre los derechos de propiedad intelectual los hay que esgrimen la ley como si fuese un Libro Santo, perpétuo, inmutable y otorgador por designido divino de unos derechos fundamentales y consustanciales al ser humano.
No se dan cuenta de que la leyes cambian como el viento, y que, en realidad, sólo garantizan aquellos derechos que a los propios ciudadanos (o a las personas que las han escrito) han cosiderado oportunos en un momento dado.
No existe tal cosa como un derecho natural sobre la propiedad intelectual. Las leyes vigentes son sólo un contrato social conveniente para favorecer el crecimiento económico. Este crecimiento económico incluye, sin duda, el crecimiento económico personal y empresarial, ya que un pilar básico del capitalismo es crear un marco que permita a la gente enriquecerse. Pero no perdamos de vista que cuando este enriquecimiento personal actua manifiestamente en detrimento del conjunto de la sociedad, entonces es momento de ponerle límites.
Artículo relacionado: The commons takes on Microsoft (Dana Blankenhorn)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Entorno Legal del Software Libre. Guarda el enlace permanente.