El talón de Aquiles del software social es la falta de tiempo

Hace unos días estaba comiendo con José Luis, entre plato y plato me comentaba que él solía ser un usuario bastante activo de menéame pero que lo había dejado parcialmente porque se estaba volviendo algo así como un adicto.
Algo similar describe Ryan Carson en su post Why I don’t use social software: el problema del software social es que consume mucho tiempo para los pocos beneficios [económicos] que reporta.
No es de extrañar que las comunidades más activas sean las que tienen público adolescente o universitario, quienes disponen de mucho más tiempo libre que aquellos que se hallan plenamente insertados en el mundo laboral con familia e hijos.
Yo, personalmente, creo que es un problema de usabilidad. Muchas de las aplicaciones de software social están aún en fase experimental, todavía estamos aprendiendo la forma óptima en la cual la tecnología debe interactuar con las personas. Es algo similar a lo que pasa con el acceso a Internet en el móvil: nadie duda de que tener Internet en el teléfono móvil es útil, lo único que se está discutiendo es la mejor manera de hacerlo.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mercado y Oportunidades de Negocio. Guarda el enlace permanente.