Apuntes sobre la verdadera innovación

Alain Thys publica en su blog Marketing & Strategy Innovation ocho verdades de los innovadores reales.
1ª) Innovación no es lo mismo que I+D.
Ya hemos comentado que se tardan de 10 a 20 años en convertir un descubrimiento en algo monetarizable. En la misma línea, también hay un comentario reciente de Javier Benjumea (Abengoa) sobre la diferencia entre investigación teórica e innovación práctica.
2ª) Paga a la gente para que fracase.
De esto hablaba Felipe González en en-code hace unos días: es muy difícil arriesgar en una idea cuando tienes la espada de Damocles de una hipoteca sobre tu cabeza.
3ª) Todo el mundo puede ser un innovador.
Sobre la relación entre los becarios y la innovación hablábamos en un post el pasado 19 de junio.
4ª) Mata las malas ideas rápidamente.
Algunas empresas se enamoran de la basura que crean sólo porque es su propia criatura. El proceso de decidir lo que NO hacer debe ser igual de eficiente que el proceso de decidir que SI hacer.
5ª) Sal al mercado primero, y busca las pegas después.
En 10 formas de matar las buenas ideas, Zack Urlocker explicaba que lo perfecto es enemigo delo bueno.
6ª) No te creas lo que te digan los clientes, urga con más profundidad.
La gente es famosa por decirle una cosa a los investigadores de mercado y hacer otra diferente en la vida real. Las necesidades reales se encuentran en el dominio de las emociones, más hallá de los estudios superficiales de mercado. Los clientes son humanos, lo que significa que tienen sueños, miedos, emociones y frustraciones que necesitan respuesta. Los innovadores reales buscan este nivel emocional en el pensamiento profundo de sus clientes y lo tienen en cuenta en la forma en que desarrollan sus productos, los empaquetan y los venden. La nueva tendencia en marketing es un déjà vu de la publicidad subliminal: en vez de tratar de racionalizar lo inconsciente, busca la forma simbólica de hablar al inconsciente de tus clientes.
7ª) No intentes innovar radicalmente, compra esa innovación
El status quo establecido en las empresas combate la innovación en la misma forma en que el cuerpo humano combate un virus. Las innovaciones se llevan al mercado cuando empieza a aparecer un nuevo diseño dominante pero no antes, por ejemplo, no tratar de vender un sistema de voz sobre IP antes de la era Skype.
8ª) Mezcla cosas que en teoría no deberían ser mezcladas
Los innovadores de verdad le piden al científico que trabaje en una tienda, involucran a la recepcionista, invitan a artistas, escritores, filósofos y antropólogos, incluso si estas personas aparentemente no tienen ni idea de qué va el negocio.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Patrimonio Común de Innovación. Guarda el enlace permanente.