Software de Estantería

El demonio de la profesión informática se llama mantenimiento de versiones. Reconozcámoslo, desarrollar es divertido, acordarse de las versiones del driver JDBC con la que funciona el programa, no.
De vez en cuando uno tiene la suerte de fabricar “software de estanteria”, el de esa clase que el cliente compra y lo deja en su estantería al lado de unos bonitos manuales y, al cabo de dos años, te percatas que se le olvidó pedir la contraseña para entrar.
Por desgracia, la mayoría no tenemos la fortuna de fabricar software de estantería y hacemos, en cambio, software de “misión crítica” (cobrar a fin de mes).
Dado que, lo que iba a ser un innovador y ultra-tuneado bólido de rallies al final del proyecto resulta ser una máquina de Peta-Colas a la que hace falta estar dándole patadas todo el tiempo para que funcione. Esto implica tener que aguantar a los usuarios taladrándote la oreja todos los días cada 20 minutos.
Para manejar la situación yo suelo recomendar dividir las averías en dos grupos:
Grupo A.- Cosas que no se pueden arreglar.
Grupo B.- Cosas que no vale la pena arreglar.
Para aliviar el grave fastidio de la atención diaria de incidencias mi hermano ha inventado una tecnología “demoledora” (AJAX, RoR Web 2.0 Of the World) que soluciona el problema: se llama Optimizing Duty eXchange Coordinator (ODXC) u “Os Den X C…”.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Adoptando Sw Libre en una Organización. Guarda el enlace permanente.