10 estupideces de los emprendedores noveles

Golf Sand Genis Roca contribuye al blog de Infonomía una referencia al post 10 Errores tipicos del emprendedor de Fer Martin traducido del 10 Stupid Mistakes Made by the Newly Self-Employed de Steve Pavlina.

1. Vender a la gente equivocada
2. Gastarse demasiado dinero
3. Gastarse demasiado poco dinero
4. Poner una fachada falsa
5. Asumir que los contratos no se rompen
6. Ir en contra de tu intuición
7. Ser demasiado formal
8. Sacrificar tus propias rarezas
9. No concentrarse en crear valor
10. Fallar en optimizar la empresa
Voy a comentarlos aquí un poco en base a mi propia experiencia.
Vender a la gente equivocada
La gente equivocada son aquellos que no tienen presupuesto abierto para comprar nuestro producto en menos de 6 meses.
Esto incluye alianzas estratégicas sin objetivos cuantitativos y clientes de aparente gran potencial pero que no están interesados.
Gastar demasiado o insuficiente dinero
En este punto conviene diferenciar entre lo que la empresa puede gastar versus lo que que gasta realmente. La cantidad de dinero de la cual un start-up debe disponer es 1,5 veces presupuesto de gastos previsto para el primer año haciendo la hipótesis de que se cumplirá la previsión más pesimista de ventas. Esto no significa que se vaya a gastar todo ese dinero. Cuanto más bajo sea el cash burning rate, mejor; pero hay que tener dinero líquido para poder aprovechar las oportunidades que se presenten.
Los gerentes tontos se caracterizan porque siempre tienen dos soluciones a todos los problemas: a) comprar algo, b) contratar a alguien. Los gerentes más avispados, antes de gastar ni un céntimo, se preguntan a sí mismos: “¿podemos conseguir esto gratis de alguna forma?”.
Poner una fachada falsa
Muchos negocios existen porque existe la persona/as que los maneja. Esto, en principio, no tiene nada de malo. Es mejor vender la empresa por lo que és. Sin embargo, a los clientes les gusta que el proveedor tenga cierto grado de capacidad operativa (y una empresa unipersonal no suele tener mucha), además, les gusta que tengas buenas referencias (y si acabas de empezar no suelen ser abundantes), y capacidad financiera para aguantar que te paguen tarde y mal (y el bolsillo del pantalón no suele ser muy hondo). Si el valor principal de la empresa es UNO MISMO es bueno decirle eso al cliente, lo que no es bueno es decirle que eso es el ÚNICO activo de la empresa. Si así fuere, a fin de cuentas, porqué habría de molestarse en contratar una empresa y no un freelance.
Asumir que los contratos no se rompen
Steve Pavlina apunta muy acertadamente que el contrato es sólo la expresión escrita de una relación. Si la relación se rompe, el contrato no salvará la cuenta. Llegado el peor de los casos, querellarse contra un cliente no suele ser conveniente porque puede dañar enormemente la reputación de la compañía. El mejor consejo que puedo dar es que legalmente uno debe de ponerse en una posición en la que sólo tenga que defenderse. En los tribunales, es mucho más fácil y más barato ser el demandado que el demandante.
Sacrificar tus propias rarezas
Puede que ir de grunge sea aceptable en EE.UU. pero no en España. A menos que estés en un mercado emergente donde la moda sea lo novedoso. La camiseta negra de Debian mejor te la dejas en casa cuando vas a vender. Y esto por una razón muy simple, los clientes compran soluciones, no tecnología, y Debian no es una solución, es una tecnología, por consiguiente cuando te vean con la espiral roja de Debian en el pecho ¿qué crees que pensará subconscientemente el cliente que le estás vendiendo?
No crear valor
En este punto discrepo frontalmente con Steve Pavlina: los n€gocios están para ganar pa$ta. Cualquier cosa que genere valor para el usuario, pero no genere ingresos no es un negocio. El argumento de que las empresas existen , en primer lugar, para crear algún tipo de valor es falso. Muchas empresas, lejos de crear valor, lo destruyen, y aún así ganan dinero. Ca$h is King, lo demás son chorradas de presuntos gurús que nunca han dirigido un negocio en la vida real.
Fallar en optimizar la empresa
Otro punto en el que no estoy de acuerdo. Como exponía en otro post, la optimización no importa, lo único que importa es el caudal de entrada.
Posts relacioandos:
El libro negro del emprendedor (Carlos Blanco)
13errores.com (Ana Juaristi)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mercado y Oportunidades de Negocio. Guarda el enlace permanente.