La fortificación de Asgard

asgardwall.jpg
La construcción de la muralla de Asgard es un mito de la Europa Nórdica. Cuando los Aesir (dioses del cielo) se percataron de que su morada en Asgard necesitaba una muralla, asesorados por Loki (un embustero, ladrón y difamador) decidieron encargar la obra a un hábil constructor, quien accedió a realizar el trabajo exigiendo como pago el sol, la luna y la diosa Freyja como esposa. Los dioses aceptaron la oferta pero poniendo como condiciones que la fortificación debía estar terminada en un invierno y que ningún hombre podría ayudar al artesano, convencidos de que la empresa era irrealizable y no tendrían que pagar. Pero el artesano contaba con la ayuda de un vigoroso e inteligente caballo que por la noche izaba piedras y realizaba el doble de trabajo que su amo. Para consternación de los dioses, la obra estaba casi terminada tres días antes de la primavera. Los dioses responsabilizaron a Loki del catastrófico acuerdo, y entonces éste decidió actuar. Se transformó en yegua y sedujo al semental, de modo que la muralla no se completó a tiempo. Esta estratagema de Loki encolerizó terriblemente al constructor, momento en el que se descubrió que era en realidad un gigante procedente del reino enemigo de Jotunheim (los que habitan entre las raíces del árbol). Los dioses recurrieron entonces a Tor para que matase con su martillo (la única arma eficaz contra los gigantes) al constructor. De la unión de Loki con el caballo nació, Sleipnir, un potro gris de ocho patas que se convirtió en la famosa montura de Odín, senor de Asgard y heredero de la lanza de Tiwaz que le confería el dominio en las batallas.
Este mito de Europa Septentrional me trae tantos dejà-vus de lo que es muchas veces un proyecto informático que prefiero dejar que cada cual interprete la parábola a su manera…

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Adoptando Sw Libre en una Organización, Mitos, arquetipos y filosofía. Guarda el enlace permanente.