Commons-based peer production

Juantomás ha pasado un correo con un ensayo referenciado en su blog escrito por Yochai Benkler en 2002 y titulado Coase’s Penguin, or Linux and the Nature of the Firm. El material ya tiene cierta edad y el título no es muy afortunado, pero se trata de un texto conciso y lleno de lucidez en toda su exposición, en la cual presenta el Commons-based peer production model (traducible por algo así como Modelo de producción entre iguales basado en patrimonio común).
El modelo aparece como alternativa a la producción basada en corporaciones o en mercados.
El texto tiene muchos puntos que merece la pena comentar y que detallo a continuación.


¿Qué es el modelo Commons-based peer production?
Se trata de un modelo productivo descentralizado en el cual la tarea a realizar se divide en fragmentos de diverso tamaño (preferiblemente pequeños). Estos fragmentos se distribuyen entre muchas personas quienes aceptan libremente los que más les convienen y luego se integran mediante un proceso lo más automatizado y ligero posible.
Es necesario hacer hincapié en que para que el modelo funcione es necesario que se pueda aplicar la táctica de “divide y vencerás”. Un ejemplo reciente puede verse en Amazon Mechanical Turk.
¿Qué ventajas tiene el modelo?
1ª) asigna recursos de forma más óptima al delegar la decisión de ejecutar cada tarea en la persona que se considera a si misma más capacitada para ello.
2ª) reduce el nivel de incertidumbre de los participantes sobre el proceso.
3ª) permite emplear un gran número de recursos sin gran sobrecarga de organización.
* Este tercer punto es muy interesante porque rompe un principio clásico en cibernética que reza que la complejidad del sistema de control es siempre proporcional a la complejidad del sistema controlado.
¿Qué motiva a la gente a contribuir a algo de lo que no se pueden apropiar?
El texto de Benkler contiene un razonamiento muy abstruso sobre la motivación.
Yo creo que, principalmente, la motivación última es que la cosa creada exista. Aunque no se puedan apropiar de ella, a la gente le beneficia que haya una suite de ofimática libre y, por consiguiente, tienen interés en contribuir.
Aquí mismo en La Pastilla puede encontrarse el post Cómo mover a la gente a que participe que estudia algunos factores que incentivan a la gente a participar.
No obstante, como explica la Pirámide de Maslow, las contribuciones voluntarias no se producen espontáneamente mientras los individuos tengan otras cosas más perentorias que hacer.
En general, la gente contribuye en cuatro casos:
a) cuando no les queda otro remedio (procrastinación).
b) cuando les mueven intereses económicos a corto plazo
c) cuando tienen razones ideológicas y están lo bastante cabreados
d) cuando no tienen nada mejor que hacer (aburrimiento)
Benkler pone el ejemplo del mundo universitario, donde las personas obtienen un salario por su actividad docente que les permite [en teoría] dedicar parte de su tiempo a contribuir a la investigación en un sistema que recompensa principalmente con premios y méritos.
¿Cual es la diferencia entre un contribuidor y un miembro?
Cuando se organiza una comunidad hay que tener mucho cuidado de diferenciar entre lo que son contribuidores y lo que son miembros. El miembro puro y duro es un elemento parasitario de La Comunidad que rara vez aporta nada. Si el ratio de miembros a contribuidores crece demasiado, la comunidad puede deteriorarse porque los miembros compiten por el recurso escaso de la atención de los otros miembros y la misión original de La Comunidad se pervierte convirtiéndose en una competición interpersonal. Un ejemplo de ello son las guerras de flames en las listas de correo (Shirky, 2004).
Por consiguiente el valor de una Comunidad no crece necesariamente con su número de miembros según la Ley de Metcalfe sino que, según sean las necesidades de comunicación entre las personas, puede seguir la Ley de Brooks que Raymond trata de echar por tierra en La Catedral y el Bazar.
¿Qué se puede esperar de las contribuciones voluntarias?
Por experiencia propia me permitiré presentar aquí algo llamado principio de incertidumbre de las contribuciones razonado como una analogía al principio de incertidumbre de Heinsenberg: se puede conocer la intensidad o la frecuencia de una contribución pero no ambas simultáneamente.
Es decir, se le puede pedir a una persona que dedique un día entero a una causa. O se le puede pedir que envíe un correo electrónico todos los meses, pero no se le puede pedir que se dedique todos los días a enviar correos.
¿Porqué surge ahora el modelo?
El modelo Commons-based peer production se apoya fuertemente en las nuevas tecnologías de software colaborativo. Internet y la producción P2P son uña y carne porque es imposible separar los aspectos técnicos y sociales de un modelo productivo (Shirky, 2003)
¿Cuando compensa usar el modelo de producción P2P?
El texto de Benkler expone ciertas teorías sobre las firmas y los mercados con las que no estoy de acuerdo. Básicamente la tesis en la que se apoya es que una firma (empresa) deja de crecer cuando es más rentable producir lo mismo con una organización más pequeña. Lo cual es falso porque pierde de vista el hecho de que una empresa lo bastante grande puede crear distorsionen artificiales en el mercado que le permitan seguir enguyéndolo todo a pesar de ser económicamente ineficiente.
Mi teoría personal es que el momento más apropiado para aplicar producción P2P es cuando se desea ganar el máximo de cuota en un mercado que no se puede monopolizar. Este es el mecanismo de la Wikipedia. No se puede monopolizar el mercado de las enciclopedias online, pero se puede crear [sin pagar] una acumulación de recursos lo bastante grande como para crear un enciclopedia de facto que eclipse todas las demás.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Organizando la Comunidad. Modelos de Desarrollo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *