Burbuja 2.0

Últimamente ya me estoy empezando a astiar de tanto hype del Web 2.0.
La última entrega ha venido servida por las filtraciones de los correos de Bill Gates y Ray Ozzie sobre la emergencia de nuevos servicos de software basados en web.
En este artículo se examinan bajo una mirada crítica las nuevas tendencias tecnológicas y de negocio.
Microsoft nunca ha sido famosa por su capacidad de adelantarse en innovación, de hecho ha llegado más bien tarde a casi todas ellas (aunque luego ha tenido un éxito prodigioso explotándolas). El memorándum de Ray Ozzie parece que se lo haya escrito por encargo un consultor estratégico de esos que listan todas las tecnologías sobre las que han oido campanas y luego las mezclan con frases huecas como: “effectiveness will be improved by eliminating obstacles to developing and shipping products” que a mi me suena como a la solución mafiosa de “eliminar” a alguien cuando es un “obstáculo” ¿Qué estaría pensando en eliminar el bueno de Ray?
Sobre el mercado publiciatario
El eje de la novedad gravita alrededor del re-descubrimiento del mercado publicitario en internet. Algo así como la Sopa de Ajo 2.0 previa dosis de amnesia selectiva sobre los tremendos batacazos que se han llevado los modelos de negocio basados en publicidad.
La confianza en el mercado publicitario ha resucitado en gran parte debido al gran éxito de Adworks. La causa de este éxito es muy fácil de entender: Adworks ha desintermediado la contratación de publicidad. La primera campaña de publicidad online que contraté fue en el año 2001, costó 12.000€ y requería un complejo plan de colocación de banners con coste por impresión que debía realizar la agencia de medios.
Con Adworks uno puede iniciar una campaña con un presupuesto de 5€ al día, pagando por click y cambiándola en tiempo real según llega [o no] el tráfico.
Ninguno de los sistemas que aún requieren intervención humana estilo Yahoo! Search Marketing o Páginas Amarillas ha adquirido el tamaño de Google en parte porque la falta de funcionalidad y el retardo en la validación de anuncios merman su operatividad y escalabilidad.
Otro factor para acudir al software basado en servicios y a la publicidad, es que el Software Libre se ha cargado el modelo de negocio de las licencias. De modo que en el futuro habrá que vivir de alguna otra fuentes de ingresos alternativa.
Lo curioso es que los abanderados de estos nuevos servicios, como el citadísimo SalesForce o, para mi, el precursor de la web 2.0, Amazon no están basados en publicidad. SalesForce es bastante caro si se contratan todas las funcionalidades y en Amazon, aunque el sistema de referencias funciona muy bien, el negocio sigue siendo la venta de libros de papel.
Sobre el nuevo software basado en servicios
Respecto de los nuevos servicios, mi opinión es que las raices de la confusión arrancan de dos hechos :
1º) No entender bien las nuevas tecnologías.
y 2º) No entender lo que ha cambiado en las posibilidades de negocio como efecto de estas tecnologías.
Las novedades tecnológicas más importantes son :
• P2P
• Filtros AntiSpam
• AJAX
• Web Semántica y Bookmarking Social.
• Web Services.
Voy a dejar fuera los blogs, la Wikipedia, las redes sociales como eConozco y cosas por el estilo porque no son tecnologías en si mismas sino aplicaciones de tecnologías como RSS.
La tecnología más disruptiva de todas, el P2P, no ha generado [aún] negocio para casi nadie, excepto para unos pocos avispados que lo ganaron en disputas legales con las discográficas o vendiendo a tiempo como en el caso de Skype.
Es más, casi todas las grandes empresas se han dedicado en vano a combatirlo ferozmente por la via judicial.
La propia Microsoft ha cometido un descuido garrafal en este segmento al no reposicionar Messenger para cerrar el hueco de Skype. Y ahora tendrán que liquidarlo por la fuerza bruta como hicieron con Netscape.
Los Filtros AntiSpam son un elemento clave de las herramientas colaborativas de producción de contenidos. Sin ellos los blogs se llenan de comentarios basura destinados a engañar al Page Rank de Google y el e-mail se vuelve imposible de utilizar (véase Fighting Spam with Reputation Systems).
AJAX se basa principalmente en el nuevo objeto XMLHttpRequest que permite a los navegadores recuperar documentos XML de forma asíncrona y procesarlos por JavaScript sin recargar la página. En combinación con CSS y DHTML permite cambiar la apariencia y los datos de una página sin que el usuario se de cuenta de que se ha realizado una petición HTTP.
Lo que se puede hacer con AJAX ya se podía hacer en el año 2000 con un conjunto de trucos ingeniosos (y bastante chapuceros) basados en frames ocultos y en el uso de Flash.
AJAX es una forma mucho más elegante de hacer las cosas. De hecho es increíble que los navegadores hayan tardado tantísimo tiempo en soportar algo como XMLHttpRequest. Pero AJAX no es ni mucho menos el camino allanado hacia las aplicaciones ricas basadas en web. Por tres razones: 1ª) aunque el ancho de banda ha mejorado mucho, los problemas de distancia de red entre el navegador cliente y el servidor siguen existiendo; 2ª) las aplicaciones HTTP siguen siendo eminentemente sin estados; y 3ª) AJAX aún es lento y tiene que mejorar en la implementación antes de poder ser sometido a un trabajo pesado con muchos datos.
Los servicios como el Callejero de Páginas Amarillas llevan años existiendo. Las ortofotos aéreas hace tiempo que pueden comprarse por Internet. El API de eBay está disponible desde 2004. Pero no ha sido hasta la llegada de Google Maps cuando parece que algunos finos estrategas se hayan percatado de que estas cosas existen.
La Web Semántica es muy prometedora, pero adolece del problema fundamental de que las ontologías tiene que editarlas un conocedor de la materia, lo cual las hace muy costosas de producir a gran escala.
Como solución a este problema de escalabilidad surgió el bookmarking social protagonizado por del.icio.us. La idea de del.icio.us es muy simple: substituir las complejas ontologías por tags (palabras clave) puros y duros introducidos arbitrariamente por los usuarios.
La idea de del.icio.us es buena, aunque la implementación no sirve para nada. Lo que se necesita es que funcione dentro del gestor del bookmarks del navegador como en el proyecto delicious de mozdev.org.
Si alcanzase la usabilidad necesaria, el tagging podría probablemente convertirse en un excelente sistema de ranking alternativo al de Google.
Los Web Services no son una tecnología radicalmente nueva. Más o menos lo mismo que se hace con web services se puede hacer con RPC sobre HTTP o con CORBA (a veces bastante más fácil). Las tecnologías como UDDI llevan años languideciendo y esto SI que es curioso. Porque existe, y ha existido desde el principio, un enorme potencial de negocio en la integración B2B mediante web services. Creo que una parte del retardo es debida a la falta de estándares de e-business como los elaborados por el Consorcio OASIS.
Mapa mental de la Web 2.0
Traducción de Alfredo Madrigal del gráfico perteneciente al artículo Qué es la Web 2.0.
Post relacionado: ¿Mentir en un mundo 2.0? Que cosas tienes…

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Iniciativas que cambiarán el mundo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *