¿Puede Linux conquistar el escritorio doméstico?

Via OSNews puede leerse un artículo de Kim Bauters titulado Linux On The Desktop?.
El autor se centra en los problemas de usabilidad de Linux como impedimento principal para la adopción de Linux en el entorno doméstico.
Estoy completamente de acuerdo con la mayoría de los argumentos que esgrime:
1º) Linux es todavía demasiado difícil para el usuario doméstico. De ahí el despegue fulgurante de la distro Ubuntu, focalizada en hacer la experiencia de usuario más fácil.
2º) La oferta de Linux está fragmentada. La dicotomía entre KDE y GNOME no ayuda en absoluto a desplazar a Windows.
3º) Falta una base de usuarios avanzados (power users) que puedan ayudar en el día a día a los usuarios comunes (Bauters sitia el ratio óptimo entre usuarios avanzado y comunes en 5 a 1).
4º) Las traducciones de Linux son pobres para muchos idiomas.
Más hallá de estas consideraciones, púramente tecnológicas me gustaría entrar en la consideración del status quo actual y su hipotética modificación.
Existen 4 incumbentes en el despliege de Linux doméstico: Microsoft, los ISVs (Independent Software Vendors) competidores, el canal de distribución de hardware y OEM (Original Equipment Manufacturer) y los usuarios finales.
Microsoft
Para Microsoft el objetivo es maximizar su beneficio. Para maximizar este beneficio debe mantener su cuota de mercado, incluso a costa de reducir los precios de las licencias. Un estudio económico detallado puede mostrar claramente que para Microsoft es más beneficioso mántener un dominio absoluto de la cuota de mercado aún cuando ello implique una reducción de precios (y por ende disminución de beneficios a corto plazo) o tolerar cierto grado de piratería.
Por consiguiente, Microsoft actuará siempre en defensa de su cuota, tomando las medidas tácticas que sean necesarias para impedir o retrasar la entrada de Linux.
ISVs
Sin duda a muchos ISVs les gustaría llevarse un trozo de la tarta de Micorosoft en mercado doméstico, pero, mientras que tengo claro el modelo de negocio de RedHat y SuSE, para Ubuntu, no me queda tan claro.
Microsoft nunca ha hecho demasiado esfuerzo en presionar a los usuarios domésticos para que paguen. Esencialmente, en casa es posible violar la licencia EULA de Windows sin sufrir ninguna consecuencia adversa. Esto reduce el hueco táctico para las distribuciones gratuitas como Ubuntu.
Los ISVs de Linux carecen del astronómico presupuesto de Microsoft para invertir en I+D, aunque cuentan con la agilidad que les da su menor tamaño. Es por ello que el tabbed browsing de Mozilla se ha abierto camino a paso rápido en el mercado mientras que el desarrollo de Avalon está costando un esfuerzo ingente de centenares de desarrolladores.
Por otra parte, incluso si los ISVs de Linux igualasen a Microsoft en funcionalidad y compatibilidad, aún tendrían que replicar la poderosa maquinaria de marketing y distribución de Microsoft, objetivo que puede ser incluso más difícil que ofrecer un substitutivo para Windows.
OEMs
Los fabricantes de hardware pueden ser entre indiferentes y reacios a migrar a Linux. Para ellos la licencia del sistema operativo es un coste que repercuten al cliente. Como los costes son los mismos para todos lo existe para nadie una ventaja competitiva en precios derivada de la substitución de un sistema operativo por otro.
Antaño los OEMs podían sentirse presionados por las prácticas monopolísticas de Microsoft, pero el gigante de Redmond perdió la mayoría de las batallas legales en leyes anti-trust; de modo que ahora el nivel de descontento de los OEMs se ha reducido.
Los OEMs necesitan que el sistema operativo tenga soporte certificado para los dispositivos físicos de última generación desde procesadores de doble núcleo hasta iPods pasando por tarjetas WiFi y grabadoras de DVD, porque es en el segmento de PCs de gama alta equipados con la última tecnología donde pueden diferenciarse y obtener unos márgenes algo más amplios.
Microsoft ha invertido siempre muchísimo esfuerzo en compatibilidad. Tanto en alianzas para soportar la miriada de dispositivos hardware como en compatibilidad binaria. Cuentan la historia de que cuando una antigua versión de los Sims dejó de funcionar en Windows debido al uso que hacían de la memoria, el equipo de desarrollo de Microsoft descompiló el programa para averiguar qué parches había que aplicar a a Windows para que funcionase.
Aunque fabricantes clave como nVIDIA ya han anunciado soporte Linux, el conjunto de distribuidores Linux lo tiene muy difícil para igualar el poder unificado de Microsoft en el soporte de dispositivos de terceros.
Usuarios finales
Los usuarios domésticos quieren un sistema operativo que sea muy fácil, que no les dé problemas, que sea gratis y que les permita acceder a una amplia gama de servicios lúdicos y de ocio que es, principalmente, para lo que se usa el PC en casa.
Los usuarios son contrarios a aprender ninguna nueva tecnología que haga lo mismo que otra que ya conocen. Detestan los cambios en los interfaces de usuario (es por ello que Windows casi no ha cambiado desde la versión 95).
Los usuarios quieren que funcione bien el cliente de correo que conocen, los videojuegos, su messenger favorito, la grabadora de películas piratas y la aplicación del álbum de fotos familiar.
Lo que sí es aceptable para los usuarios finales, son innovaciones complementarias o continuistas de Windows. Creo que el motivo por el que Microsoft puso tanto empeño en defenestrar a Netscape o, con menos éxito, a RealMedia, es porque son tecnología no disruptivas, que penetran subrepticiamente en el escritorio y empiezan a extenderse como una gota de agua.
Conclusión
Por muy bucólico que sea el panorama, veo difícil que a corto-medio plazo sea posible desplazar a Microsoft del mercado doméstico. El motivo es que sólo uno de los 4 incumbentes (los ISVs) tiene un motivo claro para romper el equilibrio actual. Microsoft jugará en contra, los OEMs permanecerán neutrales y los usuarios finales adoptarán una actitud perezosa ante el cambio a menos que los ISVs les den una muy buena razón para llevarlo a cabo.
Actualización: The state of the 2006 Linux desktop
Actualización: ¿Cómo trasladar el éxito de Firefox a Linux? (SubSónica)
Actualización: Linux avanza en su conquista del escritorio (Javier Pastor)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.