Más allá de la libertad

La comunidad de software libre se encuentra en estos momentos al borde de lograr sus objetivos principales.
A estas alturas es ya evidente que los planteamientos y demandas de la comunidad Open Source se impondrán de forma general excepto por unos pocos espacios burbuja.
Bien ¿y ahora qué? ¿cuales serán la necesidades y los retos de las empresas en el futuro?.
En la corta historia de la informática hemos vivido una sucesión de desafios: primero los problemas tecnológicos de los 70, en los 80 los elevados costes del hardware, en los 90 la alta disponibilidad para sistemas de misión crítica y websites.
El penúltimo paso ha sido la aparición del software libre como movimiento en respuesta a problemas de abuso de la propiedad intelectual, bugs, el vendor lock-in, y otros nocivos efectos secundarios del software propietario.
A continuación deberemos resolver dos grandes cuestiones: la ubicuidad de acceso a internet y la simplificación de la gestión de los sistemas de información.
Ubicuidad de acceso y Busquedas locales
La ubicuidad de acceso a internet está a las puertas. Basta con ver a un usuario avanzado de teléfono con internet y GPS para percatarse de que los nuevos dispositivos no tienen nada que ver con el horrendo e inutil WAP. Los nuevos teléfonos traen buscador, y callejero y sirven, como citaba Bill Gates “for empowering people wherever they are“. La web semántica, muy comentada y poco explotada, tendrá que esperar. Es el momento de la sinergia entre el geoposicionamiento GPS y las búsquedas estilo Goggle. Es el momento de que cuando me conecte a mi Blackberry y ponga “cine” me salga como primer resultado el UGC Ciné Cité de mi barrio y no la Internet Movie Database.
Simplificacion de los procesos
Una de las asignaturas pendientes de Linux en el área de servidores es la simplificación de la gestión de sistemas. No es casual que cuando visitábamos recientemente en la LinuxWorld Expo, hubiese mucho proveedores de herramientas de gestión de sistemas. Linux podrá ser muchas cosas, pero no es intrínsecamente más fácil de administrar que Windows.
En este punto fallan también muchas herramientas de integración de aplicaciones empresariales (EAI) que conectan pero no simplifican los procesos.
Otro ejemplo concreto es la penetración de Linux en el escritorio. Si Linux no ha irrumpido en el escritorio con tanta fuerza como en el área de servidores es porque los problemas que resuelve para el usuario final son menos acuciantes que para el administrador de sistemas. En un PC configurar una tarjeta de red o un modem puede ser un verdadero calvario, y este es precisamente el punto fuerte de Microsoft: hacer lo fácil más fácil.
No quiero restar mérito ni sentido a los escritorios como Gnome o KDE, simplemente apuntar que un usuario medio puede vivir con Windows XP mucho mejor que un administrador de sistemas con Windows 2000 AS; y que, por tal motivo, la adopción de escritorios Linux es más lenta que la adopción de servidores.
Precisamos tecnología que permita administrar, monitorizar, auditar, controlar las infraestructuras de TI de forma sencilla y fiable.
Lenguajes de programación con la solidez arquitectónica de Java, la sencillez de PHP y la facilidad de .NET para desarrollar interfaces de usuario.
Estándares de datos y comunicación que eviten reinvertar la rueda una y otra vez,
y, en general, cosas que hagan nuestro complejo y cambiante entorno más asequible para vivir en él.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *