Galaroza y el ancho de banda

Las tecnologías inalámbricas como WiFi se han convertido en una pieza clave para dotar de servicios de ancho de banda a localizaciones donde la penetración de infraestructuras de telecomunicaciones no son rentables desde el punto de vista económico. Sin embargo, la propia iniciativa municipal, unida a la no-regulación del espectro donde operan las tecnologías 802.11 nos vuelve a mostrar cómo son piezas claves en el futuro por construir, y si no, que se lo pregunten al municipio de Galaroza.


El municipio de Galaroza es un pequeño pueblo onubense Sierra de Aracena con 1.618 habitantes que se encuentra a 117 kilómetros de la capital. Situado en el fondo de un valle en el centro de la Sierra de Aracena y a una altura de 556 metros, Galaroza es un municipio donde su riqueza proviene entre otras principalmente de la ganadería del cerdo ibérico así como del corcho,
Debido a la situación de Galaroza las operadoras de telecomunicaciones no han implantado las infraestructuras necesarias para dotar de ancho de banda al conjunto de la ciudadanía. Sin embargo la empresa astigitana Tecnologías Avanzadas propuso a instancias del ayuntamiento, la realización de un proyecto para la instalación de un sistema de comunicación inalámbrica punto a punto, conectando por un lado las oficinas del Ayuntamiento de Galaroza y por otro una línea ADSL de 2MBits contratada por el mismo ayuntamiento, pero en el municipio de Jabugo. Ambos puntos distan alrededor de 5 km. Gracias a esta implantación, los servicios municipales cachoneros pueden estar a la altura de otros municipios dónde llega al menos tecnologías de ancho de banda.
En una segunda fase se espera la implantación de comunicaciones inalámbricas para que las empresas cachoneras tengan también conectividad de alta velocidad, y puedan entre otras, comenzar a ofrecer sus productos y servicios a través de la red desde la venta de jamones, venta directa de corcho a sus clientes finales, o la oferta de servicios de turismo rural.
El ejemplo de Galaroza es la confirmación del porqué las telecomunicaciones inalámbricas en sus diferentes modalidades 802.11b y 802.11g triunfarán con el paso del tiempo, y de cómo las visión de los políticos unidas a empresas con experiencia en el sector, se consituyen en los ejes más importantes para que los cuidadanos disfruten realmente de la Sociedad del Conocimiento. es un pequeño pueblo onubense Sierra de Aracena con 1.618 habitantes que se encuentra a 117 kilómetros de la capital. Situado en el fondo de un valle en el centro de la Sierra de Aracena y a una altura de 556 metros, Galaroza es un municipio donde su riqueza proviene entre otras principalmente de la ganadería del cerdo ibérico así como del corcho,
Debido a la situación de Galaroza las operadoras de telecomunicaciones no han implantado las infraestructuras necesarias para dotar de ancho de banda al conjunto de la ciudadanía. Sin embargo la empresa astigitana Tecnologías Avanzadas propuso a instancias del ayuntamiento, la realización de un proyecto para la instalación de un sistema de comunicación inalámbrica punto a punto, conectando por un lado las oficinas del Ayuntamiento de Galaroza y por otro una línea ADSL de 2MBits contratada por el mismo ayuntamiento, pero en el municipio de Jabugo. Ambos puntos distan alrededor de 5 km. Gracias a esta implantación, los servicios municipales cachoneros pueden estar a la altura de otros municipios dónde llega al menos tecnologías de ancho de banda.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Patrimonio Común de Innovación. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *