El monopolio de los fabricantes de coches

Acaba de publicarse en Slashdot.org un link al artículo de Seattle Post-Intelligencer que habla sobre una nueva ley que obligaría a los fabricantes de coches a abrir los códigos propietarios incluidos en su ordenador. Debido a que no pueden penetrar en los mismos, los talleres independientes no pueden arreglar determinadas partes del coche, por lo que el usuario se ve obligado a acudir al concesionario oficial, donde todos conocemos sus precios. De esta manera, los únicos que pueden arreglar los coches son los concesionarios oficiales que son los que tienen acceso a los códigos propietarios.
Por su parte, la asociación que representa a los fabricantes de coches,Auto Alliance comenta que el abrir esos códigos al público, permitiría que diferentes partes del coche pudieran ser fabricadas perfectamente sin haber tenido que invertir los millones de dólares en desarrollo que se necesitan para su implantación. Sin embargo, según los comentarios tanto en el artículo como en el link de Slashdot, estos argumentos son fácilmente refutables.
Para nosotros, este es el caso típico en que el fabricante incluye tecnología propietaria para bloquear su posible reparación sólo por parte de sus respectivos canales lo que se conoce, como vendor lock-in y que tanto conocemos en el mundo de la informática.
Desde los fabricantes de impresoras, donde sólo funcionarán los cartuchos de la misma marca de las impresoras, pasando por la Trusted Computing Platform Alliance, donde sólo se podría reproducir contenido autorizado por parte de la alianza de fabricantes.
¿Tenemos el derecho a controlar todo lo que compramos? El debate está servido, pero lo que está claro es que un consumidor tiene que tener el derecho a usar el aparato como le venga en gana, a no ser, que lo sepa de antemano y que tenga otra opción para hacer lo que le de la gana. De lo contrario será un claro abuso de la posición dominante para elevar sus ingresos por los acuerdos con terceros en beneficio propio.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Patrimonio Común de Innovación. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *